lunes, 31 de enero de 2011

Todos alguna vez hemos sentido ese escalofrío mágico, se te eriza el bello, tu corazón se acelera al ritmo que los segundos avanzan, entonces solo tienes ganas de una única cosa: besarle. Tu mente se cierra junto con los ojos, mientras resbala una frágil lágrima de ellos, se cubren de negro y te dejas llevar.. piensas en él..piensas en ti, y en nada más. Sientes que vuelas, que puedes rozar las estrellas sin ni siquiera moverte de allí, que merece la pena olvidarte de todo aunque solo sea por un instante.. y para lograrlo no hace falta un vaso y una botella de vino tinto, basta con besarle y emborracharte de sus labios.

Porque no hay nada imposible

2 comentarios:

  1. que linda entrada es algo magico todo lo que provoca el amor :) ya te sigo y espero que puedas pasar por mi blog y si te gusta sigueme
    http://rayodelunamili.blogspot.com/
    :D

    ResponderEliminar